Actriz, modelo, conductora y se define como sobreviviento del ACV.
En 2009, en el mejor momento de su carrera, Verónica sufrió un ACV isquémico que la dejó al borde de la muerte y en coma farmacológico durante 30 días. Luego de un largo tratamiento, pudo salir del hospital, pero había perdido la capacidad de hablar, escribir y tenía gran parte de sus funciones neuronales comprometidas. A partir de ese momento, la vida la puso a prueba presentándole obstáculos muy difíciles de superar. Sin dudas su historia de vida es un gran ejemplo de fortaleza y resiliencia.
Escucha la nota completa haciendo click en “Reproducir en el navegador” (no descargues la app):

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por iniciatuencuentro (@iniciatuencuentro) el

Write A Comment