El ejercicio de la autoobservación te permite detectar cómo esta tu cuerpo cuando surge alguna emoción (ira, felicidad, enojo, frustración, depresión, etc) y prueba de ello ( sino lo haz hecho) es que seguramente recuerdes esos momentos en que te sentiste triste o deprimido. Tu espalda esta encorvada, con la cabeza gacha, un caminar pesado, esto nos lleva a sentirte mal, contestar mal, actuar mal, dejamos que los pensamientos negativos se lleven todo nuestro enfoque y como cuesta salir de ahí, porque seguro que todos tenemos motivos de sobra. Pero también para el estado de ánimo contrario.

La gran batalla ganada es salir de estado emocional con más rapidez que antes. Me acuerdo cuando mis enojos duraban semanas y poco a poco, fui cambiando esa forma de ser porque también estaba muy consciente de las consecuencias que me traía. Ahora ya duran menos de un día.

Esas son mis batallas ganadas.

Todo aquello que sentimos es el resultado de cómo usamos nuestros cuerpos. La emoción viene creada por el movimiento.

Anthony Robbins

Este gran hallazgo de cambiar nuestra fisiologia para cambiar nuestros estados de ánimos nos brinda una herramienta vital para una mejor calidad de vida. Lo puedes hacer solo o con la ayuda de un coach. Lo más importante es que lo pongas en práctica una y otra vez, para que ya sea un hábito automático.

Conocete y encuentra tu mejor forma de salir de esos estados de ánimos. Por ejemplo: cuando has pasado por un mal momento y estas charlando con un amigo que te escucha, te aconseja y luego no se cómo pero te saca una sonrisa. Ese simple hecho de sonreír, tan fácil y a la mano, ya esta cambiando todo tu sentir, eso repercutirá en tu accionar y percibir tu entorno.

Con esta técnica nuestro cuerpo es nuestro aliado y está en cada uno crear a voluntad los movimientos que nos conduzcan a los estados de ánimos que deseemos. Para ayudarte a encontrar que pautas de movimiento generan confianza, poder y felicidad, puedes ayudarte con estas preguntas:

¿En qué momento te has sentido la persona más poderosa del mundo? ¿cómo estaba tu cuerpo, las facciones de tu cara, tu voz?

¿Recuerdas tu momento de mayor éxtasis y felicidad por la vida? que estabas haciendo? ¿Que te llevo a ese estado? ¿Como se sentía su cuerpo en este momento?

Bien, puedes volver a estos estados de ánimos cada vez que lo desees y requieras. Practícalo ahora mismo, esboza una gran sonrisa a quien tengas cerca y dime que pasa con ello. Prueba levantarte cada día con una música que te llene el alma, esas que te hace mover aunque no quieras. Haz el ridículo y ríete de vos mismo.

Me ha pasado que sin darme cuenta he cambiado con el tiempo la radio que escuchaba a penas empezaba mi día. Era de noticias, con opiniones tendenciosas a pensar que el mundo estaba todo mal. Eso ya marcaba mi día. Con el tiempo deje de escucharla y buscando una recompensa por levantarme tan temprano descubrí otra radio que transmití alegría, diversión, canciones inevitables de cantar y alegrar cualquier situación. Son personas que se levantan muy temprano de muy buen humor y transmiten eso a quienes les escuchan. No sólo cambia mi día sino que es la motivación para levantarme tan temprano. Ahora madrugar es divertido. Un gran cambio no?

La risa es

un estimulante del

sistema

inmunológico.

Otra experiencia propia es cambiar mis estados de ánimo bailando. No te creas que es “el baile”. A solas dando mi mejores pasos y con las canciones que ya tengo elegidas es inevitable que aparezcan las sonrisas por el ridículo puertas adentro que hago, se elevan las ganas de crear, de escribir y de ponerme en movimiento.

No hace falta que tengas un gran motivo para salir de un estado negativo, simplemente hazlo, cambiara ese momento, ese día y tu vida.

Imagen @callyjanestudio

Write A Comment