Uno de los primeros pasos en el camino del autoconocimiento es observar y conocer las creencias que dirigen tu vida. Es posible que no te lo hayas preguntado nunca y que des por sentado que todas las decisiones que tomas en tu vida son propias. Pero no es así.

“Las creencias son los anteojos que nos pusieron para ver la vida, del color que sean, el tema es que no somos conscientes y dirigen nuestra vida. Una de las grandes contradicciones de la humanidad es que creemos que hemos elegido  y sin embargo somos infelices. Estamos ejecutando un programa de pensamientos que no es nuestro y nos condiciona”, explica la psicóloga Angela Sanutti en su columna de psicoespiritualidad.

Para saber cuáles son  las creencias con las que miramos el mundo, es importante observar nuestra infancia, la personalidad y las decisiones que no nos hacen felices. Existen dos tipos de creencias;  potenciadoras y limitantes que irán definiendo tu personalidad de manera inconsciente.

Las creencias tienen el poder de crear y el poder de destruir. Tony Robbins.

Observando los resultados que tienes en tu vida y no te gustan, puedes descubrir si estas actuando condicionado por una creencia limitante. Lo más complicado es hacerte consciente que son creencias y no verdades.

Se trata de una construcción subjetiva acerca de sucesos, personas/cosas y sobre ti mismo que damos por cierto sin cuestionar. Ejemplo de creencia limitante: “Si me sale mal se van a reír de mi” (Influye en mis relaciones con el mundo). Otro ejemplo: “no puedo hablar en público” (influye en mi comportamiento y autoestima).

¿De dónde vienen las creencias? A partir de las experiencias emocionales de la infancia generamos las creencias que dirigirán nuestra vida porque en esa etapa somos seres inocentes transitando un periodo en el que nos creemos indiscriminadamente todo lo que nos dicen, pues no tenemos ninguna referencia con que compararla. Si vamos de lo macro a lo micro, tenemos creencias sociales, colectivas, familiares, propias, que se componen de opiniones, experiencias y puntos de vista. Esta información se transmite de generación en generación de manera inconsciente.

Las preguntas que debes hacerte para descubrir las creencias que están limitando tu potencial son: ¿de que no te sientes capaz? ¿En qué situaciones digo “no puedo? ¿A qué se debe los resultados negativos que tienes en tu vida? ¿No consigues ese trabajo porque no eres capaz o no lo consigues porque crees que no eres capaz? También, puede servirte reflexionar sobre las decisiones que realizas desde el “tengo que” o “debo hacerlo” o un “pero”, detrás hay un sistema de pensamientos limitante.

Todos tenemos la posibilidad de generar nuevas creencias potenciadoras. Lo podemos lograr desde distintas técnicas y herramientas de la psicología, de coaching, psych-k, sólo por nombras algunas. El punto clave para poder empezar hoy mismo, es reconocer que los resultados que hoy tengo en mi vida son consecuencia de creencias que me están limitando. Para ello hay que vivir despiertos, esto quiero decir prestar atención a las crisis que se nos presentan, a los bloqueos, a los esquemas de pensamientos que ya no funcionan, a los miedos inculcados.

“La historia empieza a cambiar cuando aparecen crisis que ponen en duda nuestras creencias y nos atrevemos a cruzar el umbral. Las crisis de los 40, de la profesión, de pareja son rupturas del molde viejo para acceder a un molde más amplio. El destino de todo ser humano es desplegar su potencial y las crisis vienen a decirnos que este modo de vida se agotó, que acá está frenando tu crecimiento”.

Uno de los referentes más destacados en el tema, es el biólogo Bruce Lipton autor del libro “La Biología de la Creencia”, conocido como uno de los padres de la epigenetica, el cual explica que los genes y el ADN pueden ser manipulados por las creencias de una persona. Él habla de la conexión entre el consciente y el subconsciente  y su importancia en nuestra vida diaria.

Para explicarlo de manera sencilla, Lipton explica que un 95% nuestra vida está controlada por la subconciente, solo utilizamos nuestra mente conciente un 5% de las veces y sin embargo es donde residen nuestros deseos y aspiraciones. Entonces, si solo alcanzamos el 5% de lo que deseamos con la mente consiente, como vamos a alcanzar nuestros deseos en su plenitud?

Muchas veces queremos cambiar algo y aunque ponemos mucho empeño en ello no lo logramos, ya que si en nuestra mente subconsciente tenemos grabada información contradictoria a lo que queremos, no lo conseguimos, porque nuestra mente subconsciente se encargará de sabotearnos cualquier propósito, de acuerdo a la información que tenga albergada.

Lo podemos ver bien en los patrones repetidos, por ejemplo si desde pequeño sufrimos la pérdida de un familiar en su trabajo y todo su entorno le echa la culpa al trabajo por su fallecimiento, la creencia será “que para estar vivo no hay que trabajar”. Con el descubrimiento del Dr. Lipton hemos encontrado una respuesta a esto, nuestra mente subconsciente en el afán de alejarnos de las cosas que nos harán daño, de acuerdo a la información que recibimos hasta los 7 años de edad, llevará a que se confirme la mayoría de las cosas que escuché o que me enseñaron: “trabajar significa morir”.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estas en lo cierto”, Henrry Ford.

Una vez que descubres que tienes de aliada a la mente subconciente, el camino será mucho más fácil, ya que tenes el programa que te lleva a identificar lo que estas buscando y a verlo, es decir te hace un mejor observador y te lleva a observar lo que tu mente subconsiente ahora con una nueva creencia potenciadora está buscando.

La vida nos ofrece oportunidades permanente a todos para evolucionar y crecer, las creencias nos empujan a dudar sobre que lo que creemos cierto sobre nosotros mismos más que nada. Ya que muchas veces nos quedamos con las etiquetas que nos pusieron y creemos que somos eso que nos dijeron sobre nosotros. Por eso cuando realmente empiezas a mirar para adentro y no para afuera, te ves en el espejo y sabes quién eres. Definirte te limita.

“El peor error es identificarse con esas creencias, no somos nuestros programas”

 

Ejercicio: reflexionar cómo te sientes leyendo estas creencias potenciadoras. ¿Son las creencias que gobiernan tu vida? ¿Te sientes incómodo? ¿No crees en ellas?

  1. Me amo incondicionalmente
  2. Me siento cómodo poner límites sanos a mis relaciones
  3. Confío plenamente en mí
  4. Reconozco el valor de mi trabajo
  5. Soy una persona valiosa
  6. Merezco todo lo bueno que me sucede
  7. Mi palabra es importante
  8. Puedo ser yo mismo y estar en paz
  9. Reconozco mis habilidades y talentos con total conciencia
  10. Soy fiel a mí mismo
  11. Creo mi vida como yo quiero
  12. Me responsabilizo de mi propia vida
  13. Me siento liberado de la necesidad de ser juicioso con los demás
  14. Me permito tener la plena prosperidad
  15. Respeto las decisiones de los demás
  16. Puedo estar solo y sentirme a salvo
  17. Soy consciente del valor que tengo como persona

Write A Comment